• Ariel Cuadros

El Guerrero de Dios

Actualizado: 9 de dic de 2018

#Dios,#Guerra Espiritual,#Espiritualidad real,#Conciencioterapia,#serenidad,#paz,#felicidad,#triunfo,#



El Guerrero de Dios

Un verdadero hijo de Dios es aquella persona que a través de una real experiencia espiritual le queda confirmada esta relación por Dios mismo. Un legítimo Guerrero de Dios es un hijo de Dios elegido para comprender que en este mundo se libra una eterna guerra espiritual para destruir el alma de los seres humanos y deberá tomar la sincera decisión de entregarse al servicio de las armas para enfrentar espiritualmente a su enemigo. (Génesis 3:15).

NO TODOS SOMOS HIJOS DE DIOS. Generalmente cuando a una persona se le informa de ésta gran verdad, se siente engañada por nosotros, realmente comienza a sentirse muy mal y nos manifiesta que no nos cree. Sin la intención de ofenderla, la hacemos conciente respetuosamente de su ignorancia, y si es devota de alguna religión le pedimos que se documente con alguien autorizado, si no tiene religión le explicamos los porqué.
¿Quiénes son los hijos de Dios? Renacer al espíritu o el nacimiento espiritual hace que a alguien le quede confirmada esta verdad o se convierta en un hijo de Dios. Está en la Biblia, Juan 1:12-13, “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”.
Dios nos ofrece la oportunidad de ser sus hijos. Está en la Biblia, 1 Juan 3:1, “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él”.
Cómo legítimos Guerreros de Dios somos auténticos hijos de Dios, está en la Biblia, Romanos 8:16, “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”.



Un legítimo Guerrero de Dios, siempre reconoce que ha sido inmerecidamente elegido y nombrado para prepararse y enfrentar sus frecuentes combates espirituales, ya que no ve o percibe capacidades o cualidades personales propias para este fin.


El término “Guerrero de Dios” es un concepto desarrollado por la Espiritualidad Real® debido a la gran batalla interior que hay que llevar a cabo, para que una vez recuperado nuestro natural estado de serenidad®, nada ni nadie pueda arrebatárnoslo de nuevo.


Debido a nuestra constante formación y entrenamiento, vamos reconociendo a los enemigos de nuestro natural estado de serenidad® y comprendemos que nuestra mejor estrategia de defensa y ataque es el estar vinculados a lo saludable, lo correcto, lo honesto, lo humilde, todo lo enfocado a la vida, ya que lo contrario, lo insano, lo incorrecto, lo deshonesto, lo soberbio o egoísta, y lo enfocado a la enfermedad y a la muerte, nos debilita y tarde o temprano nos arrebata la tranquilidad con la intención de debilitar nuestra alma.


Este interminable combate por defender nuestro natural estado de serenidad®, curiosamente no es desgastante, todo lo contrario, es vivificante y le da forma a nuestro carácter. Luchando, pasamos de ser mediocres cobardes, a personas valientes y comprometidas. Luchando, obtenemos una confianza real en nosotros mismos, y no en nuestras ensoñaciones o dependencias emocionales. Luchando, le otorgamos mayor importancia a lo que nosotros pensamos de los demás, y no en lo que los demás piensan de nosotros. Luchando reconocemos y realizamos nuestros servicios, y no estamos perdiendo el tiempo tratando de servirnos a nosotros mismos.


Como legítimos Guerreros, estamos entrenados para que llegado el caso que perdamos algún combate, no nos rindamos, nos levantemos, nos levantemos una y otra vez, las veces que sean necesarias, porque no hemos sido preparados para rendirnos, estamos capacitados para seguir luchando, porque sabemos que una derrota puede otorgarnos la experiencia para vencer en el siguiente ataque, y esa experiencia nos hará más fuertes juntos.


Soy un legítimo Guerrero de Dios y doy testimonio.

>>>

Si sientes internamente el llamado de Dios para que pases a formar parte de su poderoso ejército, no lo dudes más, ya que lo único que tienes que hacer es realizar cualquiera de los procesos de la Conciencioterapia© para que recuperes de una manera simple y espectacular tu natural estado de serenidad® y a partir de ese momento te decidas voluntariamente a entrenarte frecuentemente. Ten presente que comprenderás que es la Espiritualidad Real® en el momento en que reconoces que en tí no hay poder que suministre suficiente fuerza a tu voluntad, cuando estés convencido que solo y con tu gran ego en contra, no serás capaz de cambiar para ser mejor, si estás siendo sincero, aceptarás inmediatamente aquello que te permita realmente crecer y mejorar. Miles de testimonios por escrito.
La Conciencioterapia© es el único proceso que hasta ahora permite recuperar el natural estado de serenidad®.
Todo lo escrito en la presente entrada carece de intenciones religiosas o sectarias.

© 2019 Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

"Dejar de sufrir es posible para quien lo quiere, no para quien lo necesita"

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon