• Ariel Cuadros

El guía espiritual

Porque Dios directamente me lo ha informado y me lo ha repetido un sinnúmero de veces a través de los guías experimentados, y por respeto a Él y a Sus indicaciones, me puedo considerar un guía espiritual.


Desde el principio que comencé con mi aprendizaje, también realizando procesos de Conciencioterapia©, a la par de guiar a muchos miles de personas, que cuando Dios les pedía que comentaran algunos hechos de su vida, pude darme cuenta de algunas cosas que, en lo personal, considero importantes y que la gente debe conocer:


El Amor.

A la pregunta de por qué algunos niños crecen siendo tan diferentes a otros, he aprendido que los niños que carecen de la protección del Amor de los padres son totalmente vulnerables a las malas influencias y en realidad a todo lo considerablemente malo que existe, literalmente hablando.



Desde que nace un niño, y falta cualquiera de los padres o ambos, este crece con la carencia de que alguien le enseñe a expresar el Amor que siente. Amor con a mayúscula, en cuanto Dios es Amor y Amor es Dios, solo por eso.


Por experiencia personal, puedo afirmar, que uno nace sin saber expresar el Amor que uno puede sentir por los demás. Más importante el tipo de Amor que se puede sentir por los padres o Dios. Con el tiempo un niño aprende a sentir amor, ya sea por algunos familiares, por algunas cosas o por él mismo, como sea, pero no ha aprendido a expresar el Amor que seguramente fue la primera emoción que ha sentido como ser humano, algunos dicen que desde el vientre cuando el niño se está gestando ya siente el verdadero Amor que le profesa la madre. Como la condición para que las emociones se puedan disipar libremente, es expresarlas siempre con actitudes positivas, mientras estas actitudes positivas no se generen, la emoción causará una sensación de soledad o vacío, que no abandonaran al niño conforme va creciendo.


Entonces, cuando una niña o niño nace, y conforme va creciendo, no cuenta con el ejemplo que lo enseñe a sentir la clase de Amor que solo se puede expresar con los padres o con Dios, desgraciadamente, por un lado, comenzará a sentirse solo y vacío, y por el otro, no cuenta con la protección del Amor de sus padres, para evitar que lo malo lo afecte.


De alguna forma, Dios ha dispuesto que los padres que en un principio enseñan a sus hijos a expresarse correctamente cuando sienten Amor, no padezcan de vacío o soledad, incluso casi podemos asegurar que desde niños aprendieron a sentir la presencia de Dios. También sabemos, aunque parezca redundante, que cuando los padres sienten el Amor que proviene de Dios y es Dios, crean alrededor de ellos una especie de círculo protector, aislándolos así de todo lo malo. Por eso también se puede notar la diferencia entre los hijos amados realmente o los demás.


Lo mismo pasa cuando somos adultos, mientras hayamos aprendido en algún momento a expresar correctamente el Amor, por un lado no nos sentiremos solos ni vacíos y por el otro, no seremos vulnerables a lo malo, literalmente hablando.


Una vez que hemos aprendido a expresar el verdadero Amor, no tendremos dificultad en expresárselo a nuestros padres, a nuestros hijos, a nuestras parejas, en fin, incluso a familiares, amigos y desconocidos.


Dios es Amor, en el Amor está Dios, Amar es compartir nuestro Amor por Dios.

0 vistas

© 2019 Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

"Dejar de sufrir es posible para quien lo quiere, no para quien lo necesita"

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon